Cuidado & Mantenimiento de Jardines Eternos

Cuidado y Mantenimiento

Nuestros Jardines Eternos son muy fáciles de cuidar y no son delicados. De hecho, requieren mucho menos cuidado que una planta de interior estándard. Solo necesitan luz no directa, agua pocas veces al año y un poco de atención de vez en cuando :). 

A continuación, rompemos varios mitos y te compartimos consejos sencillos para que su cura y mantenimiento sea un gozo.

¡Deseamos que disfrutes de tu Jardín Eterno! Y si tienes alguna duda o consulta que no hayamos resuelto en las siguientes líneas, escríbenos a hola@musgo.art y te responderemos encantados en el menor tiempo posible.

Georgina & Ari, fundadores de müsgo.

 

1. ¿Qué es un Jardín Eterno?

Un jardín eterno es un pequeño “invernadero” en el que recreamos las condiciones de un ambiente tropical, es decir humedad alta y temperatura alta y constante. En él conviven elementos vegetales, minerales y microorganismos creando un ecosistema cerrado. En otras palabras; es un ciclo que se autoabastece a si mismo y por tu lado solamente toca disfrutarlo :)

 

2. Luz

Las plantas del Jardín Eterno necesitan luz para hacer la fotosíntesis. Lo hemos de colocar cerca de una una fuente de luz natural pero nunca con luz del sol directa. En otras palabras, siempre luz indirecta. 
Idealmente, y como en cualquier planta, le damos media vuelta al Jardín Eterno cada semana y así todas las partes de la composición reciben la misma cantidad de luz y crecen uniformemente.

 

3. Adaptación

Las plantas del Jardín Eterno necesitan aclimatarse a su nueva ubicación y en alguna ocasión pueden tener síntomas de estrés provocado por cambios en la luz y humedad.
Algunas hojas pueden caer o volverse amarillas y puede aparecer moho en alguna parte.
Si esto ocurre, es importante retirar el moho y las hojas amarillas o caídas cuanto antes mejor.
Por ello, recomendamos prestar más atención al Jardín Eterno durante las primeras semanas.
El estrés de la planta desaparecerá y seguirá creciendo con normalidad.

 

4. Riego

Regaremos el Jardín Eterno cuando se den uno de estos 3 escenarios:

  • En el cristal hay menos condensación de lo que estás acostumbradx a ver
  • El musgo no esté húmedo
  • La tierra alrededor de la planta principal esté bastante seca. ¿Cómo comprobar que si la tierra está bastante seca?
  1. Levanta un poco el musgo de alrededor de la planta principal (con un tenedor va muy bien)
  2. Introduce el dedo por debajo del musgo y comprueba si la tierra está bastante seca

Te darás cuenta rápidamente, ¡no hace falta ser especialista! Acostumbra a ser 1-2 veces al año. 

Pasos para regarlo:

  1. Llena un vaso de agua de tamaño medio con agua filtrada (algo menor que una lata de refresco). Lo vamos a verter 5 veces por 5 lugares distintos.
  2. Vierte un poco de agua justo al lado del tallo de la planta principal.
  3. Divide mentalmente el Jardín Eterno en 4 porciones (como si quisieras cortar un queso redondo) y riega cada porción por la parte exterior del Jardín Eterno (por donde está el cristal) y por debajo del müsgo, así llega a las raíces y no se queda en el musgo (apártalo un poquito con el dedo o, idealmente, con una espátula de silicona pastelera).

¡Solucionado! Ya has regado tu Jardín Eterno y puedes volver a emplazarlo a tu lugar favorito :)

 

5. Condensación

La condensación es necesaria para que el ciclo de riego suceda naturalmente. El calor evapora el agua, el agua se condensa i vuelve a caer a la tierra y riega las plantas, creando un ciclo cerrado de hidratación.
Si hay mucha condensación y es difícil ver las plantas, significará que el Jardín Eterno está recibiendo mucho calor. Además, la condensación le resta estética ya que no se ve bien la composición.
En estos casos recomendamos abrir la tapa durante 24h (medio día). Si resulta que al cabo de unos días la condensación es muy baja y la tierra de alrededor de la planta principal está bastante seca, riega tal y como hemo explicado en el punto anterior..

 

6. Temperatura

El Jardín Eterno vive correctamente entre 15 y 30 grados centígrados. En otras palabras, no le gusta el frio, pero tampoco tostarse. Y no es nada nuevo, ¡se comporta como toda planta de interior!
Si la temperatura es más alta, recomendamos destapar el Jardín Eterno 24h y al cabo de unos días comprobar si necesita riego (explicado en el punto 4). Hemos de tener en cuenta que las plantas que hay dentro son de tipo tropical y están acostumbradas a la humedad.

 

7. Poda

Recomendamos podar las hojas cuando empiezan a tocar el cristal.
Para hacerlo, corta la rama por debajo las hojas y deja el Jardín Eterno abierto durante 24h horas en un lugar no húmedo para que las ramas se recuperen y sigan creciendo.
Comprueba al cabo de unos días si necesita riego (explicado en el punto 4).

 

8. Preguntas frecuentes: Las hojas de las plantas se han puesto amarillas o se caen. ¿Qué debo hacer?

Esto puede ser debido a un exceso o falta de agua. Por lo tanto, debe observar su Jardín Eterno examinando el suelo del mismo.

Si el suelo al pie de las plantas parece fangoso o muy húmedo, es porque el riego es demasiado frecuente. En ese momento, te aconsejamos que dejes abierto el Jardín Eterno hasta que el exceso de agua haya disminuido.

En caso que esté seco, hidrata la tierra y los musgos rociándolos ligeramente desde abajo en agua filtrada o mineral.

También puede aparecer amarillo cuando hay falta de luz. En este caso, mueve el Jardín Eterno y sitúalo cerca de una fuente de luz (ten cuidado siempre de no recibir luz solar directa).

Cuando el Jardín Eterno está lleno de humedad, las hojas también pueden volverse marrones. Esto significa que hay hongo. Quita las hojas afectadas y deja el terrario abierto hasta que la humedad se haya evaporado.

 

9. Preguntas frecuentes: ¿Y si hay insectos en el terrario?

Pueden entrar pequeños insectos en el Jardín Eterno; es natural ya que es un ecosistema vivo. Si son lombrices de tierra en el sustrato o pequeños mosquitos, puedes dejarlos co-habitar en tu terrario, esto no afectará el desarrollo adecuado de tus plantas.

Por otro lado, si son babosas o caracoles, tendrás que quitarlos para que no se coman las hojas de tus plantas.

En caso de que aparezcan pequeños insectos blanquecinos (sobre o debajo de las hojas), significa que hay pulgón. En este caso, recomendamos ir a un centro de jardinería con fotografías del pulgón para que te recomienden el producto adecuado (no es grave si se pone remedio a tiempo).

 

¿Alguna pregunta más?

Escríbenos tu consulta/duda/pregunta a hola@musgo.art y te responderemos encantadxs

domingo,lunes,martes,miércoles,jueves,viernes,sábado
enero,febrero,marzo,abril,mayo,junio,julio,agosto,septiembre,octubre,noviembre,diciembre
No hay suficientes ítems disponibles. Solo quedan [max].
Carrito

Tu carrito está vacío.

Vuelve a la Tienda

¿Esta compra es un regalo? Añade tu dedicatoria aquí | ¿Detalles de entrega importantes? Coméntanoslo aquí. Editar
Estimar envío
Agregar un cupón

Estimar envío

Agregar un cupón

Tu código de cupón se aplicará en el checkout